jueves, 5 de mayo de 2011

EL POETA DE VOZ SUAVE




LA TRISTE VOZ DEL POETA

Allá por el año 2.010, existió un grupo de personas que se reunían en un lugar con muy poca luz. Todo el recinto estaba recubierto de madera y el ambiente que allí se respiraba era agradable y acogedor.
Conforme iban llegando, se acomodaban sentados en unos extraños bancos de madera de tan sólo tres patas, alrededor de una gran mesa parecida a la de los Caballeros del Rey Arturo, con la particularidad, de que ésta en vez de ser redonda, era sencillamente de otra manera.
Una vez que todos se habían acomodado, uno de ellos, el que parecía hacer de “Jefe",con amabilidad y simpatía, se dirigió al grupo alzando la voz: ¡¡Cuando queráis, empezamos¡¡
Era un grupo un poco raro; su nombre era: A-Rimando y todos tenían una afición en común, a todos les gustaba escribir, incluso algunos se habían atrevido a publicar para que todos pudieran leer.
Entre ellos había músicos, pintores, cuentistas, escritores de relatos… pero a la gran mayoría les gustaba compartir sentimientos con sus amigos en aquellas raras tertulias.
Entre ellos se encontraba uno muy peculiar que siempre, o casi siempre, intentaba pasar desapercibido, pero cuando hablaba…cuando recitaba sus poemas…, se producía excepcionalmente un silencio especial; así mismo se hacía llamar “El Caballero Andante”
Su voz a veces tenue, en ocasiones apagada, daba lugar a comentarios cariñosos:
Tienes que procurar hablar más fuerte  –decían unos.
 Tienes que ensayar delante de un espejo para que tu voz salga con energía –comentaban otros.
El Caballero Andante se sintió triste por no poder transmitir sus sentimientos al resto del grupo y sin pensarlo dos veces, se puso manos a la obra.
Ensayó delante del espejo, puso una escoba con un sombrero a una distancia prudencial para tratar de que su voz llegara hasta ella y así una y otra vez ensayó hasta la saciedad,sin llegar a conseguir su propósito.
Se sintió triste y abatido y sus lágrimas de poeta resbalaron por sus mejillas.
De pronto, la habitación donde se encontraba se iluminó y apareció un duendecillo de color azul. –Era el duendecillo poeta azul de la voz grave.
¿Qué te sucede Caballero Andante? ¿Por qué estás triste?
Me gustaría tener una fuerte voz para poder recitar mis poemas con energía.
No te preocupes, no te sientas abatido –le dijo el duende.
A partir de estos momentos cuando vayas a recitar, tu voz será potente y serás la envidia de todo el grupo.
El Caballero Andante se sintió agradecido. Alzó la voz, recitó un poema y se sintió satisfecho esperando con ansiedad el día de la reunión para deslumbrar a sus amigos poetas y escritores con la potencia de su voz.
Recitó con seguridad, con energía y contundencia sus hermosos versos delante de todos que, enmudecidos, no daban crédito a lo que escuchaban.
La sala se llenó de incertidumbre, oían una voz avasalladora y arrogante a la que no estaban acostumbrados. Se miraban unos a otros sin salir de su asombro.
Los versos dulces del poeta eran humillados por aquella voz que no le pertenecía y el Caballero Andante,  el poeta de la voz dulce, se sintió de nuevo abatido. Había tratado de  cambiar su identidad y se había convertido en una imitación, pero pronto se dio cuenta y volvió a recitar sus hermosos versos con su voz cálida, apagada y dulce y sus colegas del Grupo A-Rimando, escucharon con atención y lo aplaudieron y jamás se atrevieron a darle consejos para que cambiara su forma de recitar. La clave no estaba en que el Caballero Andante recitara más fuerte. 
Ellos aprendieron a escuchar.


17 comentarios:

  1. Amigo Antonio, no existen máscaras para esconder el ser pues antes o después ha de salir a tomar el aire.
    Lo más maravilloso que la vida nos regala sin condiciones, para lo bueno o lo malo, es poder ser como somos.
    Nadie debiera renegar de sí mismo. Cuando una puerta se cierra hay cientos que se abren.
    Me he enrollado. Bueno, un abrazo a como somos.

    ResponderEliminar
  2. Así es amigo mio. De nada sirven las máscaras. Tenemos que aprender a aceptarnos tal como somos, pero a veces, en algunas ocasiones nos dejamos influenciar por agentes exteriores y dejamos de ser como somos para convertirnos en esos personajes absurdos e irreconocibles que al cambiar o tratar de cambiar de identidad, nos ponemos esas caretas, a veces incluso irreconocibles por nosotros mismos.
    Amigo Juan: me ha gustado tu comentario sobre todo cuando dices: "antes o después ha de salir a tomar el aire"
    Buena metáfora.
    Recibe mi abrazo sincero, también a como somos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bello escrito tenemos que se como somos
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  4. Mi querido amigo Antonio.
    Me ha gustado la historia, un buen ejemplo, ya hace unos días que pensaba en este solitario rinconcito, pero me dije...esperaré, Antonio pasará por aquí, cuando le sea posible.
    Y por favor nunca cambies, sé tu mismo, tal como eres, sincero, noble y cariñoso, un buen amigo para tus amigos.
    Y cuando me queje de algo no me hagas caso, es fruto del camino que nos toca vivir.
    Un abrazo muy fuerte para Loli y para ti.
    De vuestra siempre amiga.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  5. Querida Luna:
    Gracias por pasar por este espacio y comentar.
    Un beso amigo: Antonio

    ResponderEliminar
  6. Querida Avelina:
    Deseo que tu hermano pronto se recupere.
    Gracias por este espacio y por tu hermoso y cariñoso comentario.-
    Saludos de Loli.

    ResponderEliminar
  7. Hola Antonio, mi buen amigo.
    Las cosas van peor de lo que pensaba, estoy en casa de mi sobrino, dejando estas letras para vosotros, no nos dan esperanzas ningunas a pesar de subirlo a planta, esta muy mal, no tengo tiempo de entrar en Hotmail.
    Un abrazo para Loli y para ti.
    Ambar

    ResponderEliminar
  8. Querida Avelina:
    Mis ánimos para estos momentos tan difíciles, mis deseos de serenidad y nuestro sentimiento de solidaridad y amistad para contigo.
    Un fuerte abrazo: Antonio y Loli

    ResponderEliminar
  9. Vengo a saludar al caballero andante, que en este rinconcito se encuentra un poco solitario.
    También a recordarle que sea siempre tan generaso, dulce, tierno, amable...y sobre todo que siga siendo ese buen amigo para todos sus amigos, eso es muy importante.
    Os quiero mucho, Loli y Antonio.
    Vuestra amiga Ambar.

    ResponderEliminar
  10. Querida Avelina:
    Gracias por tu visita a este rinconcito que siempre estará abierto para los amigos.-
    Un fuerte beso: Loli y Antonio, también del pequeño Izan

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches mi caballero andante.
    Que tal vuestro fin de semana, andando de la finca a la ciudad y disfrutando de Izan, aprovechan el tiempo que luego crecen y se van, cuando llegue el Bebé estareis más ocupados.
    Un abrazo para Loli y para ti, besistos a Izan.
    Vuestra amiga
    Ambar.

    ResponderEliminar
  12. Hola mi buen amigo, caballero andante, vengo a saludarte y dejarte estas letras, hasta mi regreso, siento dejarte solitario por un tiempo, al parecer tú, tambien estás entretenido con Izan y el resto de tus ocupaciones.
    Un abrazo a Loli y a tí, besitos a Izan.
    Vuestra siempre amiga Ambar.

    ResponderEliminar
  13. Hace mucho tiempo una historia te gustó.
    Ahora arranca de nuevo.
    espero que te acuerdes...
    nos vemos en
    http://literaturanova.com/eterno-normal

    ResponderEliminar
  14. Mi querido caballero andante, a nuestra derecha y a nuestra izquierda, se van, como dices en tus letras, TODOS, no iremos, quedaran nustros HECHOS en el recuerdo de quien los haya recibido y nuestra voz en letras, en el recuerdo de quien las haya podido leer.
    Es posible que se sientan identificados con los sentimientos que aquí dejamos.
    Un fuerte abrazo para Loli y para tí, muchos besos a Izan y al paqueñín.
    Vuestra siempre amiga Ambar.

    ResponderEliminar
  15. Hola mi buen amigo Antonio.
    Este pobrecito poeta desde luego está triste, a pesar de que paso de vez en cuando para hacerle compañía, pero está muy solitario desde hace mucho tiempo.
    Ánimo, mi triste poeta que hoy me quedo un ratito contigo.
    Mientras les mando un abrazo a Loli y Antonio y besitos al pequeño Izan.
    Vuestra amiga Ambar.

    ResponderEliminar
  16. No sé cómo he llegado aquí, pero me alegro de haber descubierto tu blog! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl por si te apetece compartir algún sueño, y por qué no, quedarte. Te espero!
    Hasta pronto =)

    ResponderEliminar