lunes, 20 de diciembre de 2010

CARTA A LOS REYES MAGOS



QUERIDOS REYES MAGOS

Sentada, con la mirada perdida frente al armario verde, cerrado con llave en aquella habitación que ahora me parece demasiado grande y que años atrás había compartido con mi hermana, recuerdo nuestra niñez con nostalgia. Pobrecita mía, a pesar de que al final de sus días no me reconocía, no dudó antes que eso sucediera en entregarme todo lo que tenía guardado: Una pulsera de brillantes que le había regalado un novio que tuvo y que se marchó a Francia para probar fortuna y nunca volvió; varios encajes que había bordado con esmero para su noche de bodas y que nunca fueron estrenados...
Me encuentro sola, con mis recuerdos. Mis padres hace años que faltaron y yo me había comprometido a cuidar de mi pequeña hermana, pero no pude disfrutar mucho tiempo de ella. Lo esperaba todo de mi y yo no supe darle nada.
En repetidas ocasiones recuerdo lo felices que éramos los cuatro: mi padre, mi madre, mi hermana y yo... Siempre he tenido debilidad por mi madre y mi hermana. A mi padre lo recuerdo pálido y sudoroso, envejecido; mi madre con algunos kilos de más y ojos grandes, expresivos.
A veces me miro al espejo y en él se refleja el rostro de mi hermana. - Era tan dulce-, que me niego a la resignación de estar sin ella. De entre sus recuerdos, guardo con especial interés aquélla carta que escribí hace muchos años a los reyes magos. No se porqué era ella quien la tenía como recuerdo. A menudo la leo y ahora, medio desgastada, tengo necesidad de leerla de nuevo.


Queridos Reyes Magos:
Soy una niña de diez años. Sé que soy un poco mayor para pediros cosas, pero este año me he portado muy bien.
Me llamo Esperanza y tengo una hermanita más pequeña que yo.
He obedecido en todo a mi profesora. En clase procuro no enredar, en casa hago todo lo que me mandan y procuro no pelearme con mi hermanita, aunque algunas veces sin darme cuenta la hago enfadar. Se que eso no está bien pero luego me arrepiento y le pido disculpas.
También algunas veces he mentido, pero a vosotros soy incapaz de mentiros porque sé que lo sabéis todo y luego si me porto mal no me traéis lo que os pido.
Os voy a contar lo que me pasó el otro día:
Estaba jugando con unas niñas en un jardín cercano a mi casa y una niña a la que nunca había visto me pidió que la dejara jugar conmigo. Al principio le dije que no, pero luego me dio mucha pena y le dije que podía jugar. Ella se puso muy contenta y me pidió que le dejara mi muñeca. Se la dejé y seguí jugando con otras niñas. De pronto se puso a llorar y no sabía que le sucedía. Me acerqué y le pregunté:
-¿Qué es lo que te pasa?
La niña no me contestó, -no paraba de llorar.
-¿Cómo te llamas? -pregunté de nuevo.
La niña levantó la cabeza y con la muñeca cogida entre sus brazos contestó sollozando: -Me llamo... me llamo Libertad.
Está bien -le dije- no llores, tienes la muñeca y puedes jugar con ella todo el tiempo que quieras. Yo me llamo Esperanza y si tu quieres podemos ser amigas.
La niña se puso muy contenta y dejando de llorar, se levantó y me dio un beso, luego, dejó la muñeca en el suelo y se marchó corriendo sin que pudiera detenerla.
Cuando la niña se marchó me sentí muy triste. Pensé que se había marchado porque yo la había molestado, pero os digo la verdad, no le hice nada malo, solo quería ser su amiga.
Me marché a casa y no le conté nada a mi mamá, no quería que me regañara, pues seguro que pensaría que se había marchado porque no la había dejado jugar conmigo.
Queridos Reyes Magos: me tengo que ir a la cama, mi mamá me lo ha dicho y no quiero ser desobediente; así que hasta mañana.
Recuerdo como si de ayer se tratara aquella noche feliz, interminable.
Antes de acostarme, coloqué los zapatos junto a la puerta... Contenta con tan poco, me enredé en las sábanas suspirando con ilusión.
No tardé mucho en levantarme de nuevo, me sentía egoísta. Había puesto mis zapatos en los pies de mi cama y había olvidado los de mi hermana. Los puse junto a los míos y desobedeciendo a mi madre, continué la carta que momentos antes había dejado a medias.
Hola queridos reyes, ya estoy otra vez con vosotros para continuar mi carta. Como os decía, la niña que había jugado con mi muñeca, había desaparecido y no la volví a ver hasta dos semanas más tarde. Se acercó de nuevo para pedirme la muñeca y estuvimos jugando un buen rato.
-El otro día te fuiste corriendo, ¿Qué es lo que te pasó? -le comenté.
-No te puedo decir nada, mi mamá no quiere que hable con nadie extraño.
-Yo no soy una extraña, soy tu amiga, estás jugando con mi muñeca.
-Yo no puedo tener amigas.
-Pero... yo quiero ser tu amiga.
-Está bien, pero si te digo un secreto no se lo dirás a nadie ¿lo prometes?
-Te lo prometo.
-Mira Esperanza, yo no puedo tener amigas porque si se enteran que mi papá es policía, lo matan.
-¿Estás segura?
-Segura, por eso no quiero que nadie lo sepa. Yo quiero mucho a mi papá y no quiero que le pase nada.
-No te preocupes, será nuestro secreto.
Queridos Reyes Magos, perdonarme si el papel está un poco emborronado, es que las lágrimas se me salen solas y no tengo otro papel.
No, si no lloro mucho, es que me da mucha pena lo que le ha pasado a mi amiga.
Yo no he dicho nada, os lo puedo prometer. Yo no me he chivado a nadie de que el papá de mi amiga es policía... Ahora no puedo jugar con Libertad. Sabéis, a lo mejor vosotros la habéis visto, porque mi mamá me ha dicho que está en el cielo y vosotros como sois magos, lo sabéis todo y todo lo veis. A vosotros no os puedo mentir; yo no he dicho nada.
Queridos Reyes Magos: ¿Porqué algunos son tan malos?
El domingo pasado cuando mi amiga se iba con sus papás de fin de semana, se oyó una gran explosión. Yo estaba en el jardín. Sentí mucho miedo y no me atrevía a salir. La gente corría de un lado hacia otro y de pronto empezó a salir mucho humo. El coche de mi amiga estaba ardiendo y los papás de mi amiga salieron y tenían mucha sangre en la cara y en las manos, pero mi amiga Libertad no salió. Ella....ella estaba muerta.
Queridos Reyes Magos, yo no he tenido la culpa. La gente dice que no hay paz, que no hay esperanza.
Mi hermanita se llama Paz, yo me llamo Esperanza. si os podemos servir para algo, aquí estamos.
Bueno no quiero molestaros más, solo deciros que sois muy guapos.
Aquella noche, dando un suspiro de satisfacción cerré los ojos y me dormí orgullosa, no sin antes ojear de nuevo los zapatos junto a la puerta de la habitación.
No se porqué mi hermana guardaba aquella carta. Nunca lo sabré.
Ahora, sentada en la habitación, frente al armario verde cerrado con llave, sola con mis recuerdos y esta carta de Esperanza; mi carta a los Reyes Magos, sueño que duermo y lucho por despertar, para poder apreciar las maravillas que durante mi letargo han sido destruidas por manos ajenas.
MI AMIGA LIBERTAD Y MI HERMANA PAZ HAN MUERTO, YO ESPERANZA, SIGO VIVA.

Anbairo

30 comentarios:

  1. Hola cielo que belleza de carta me emocionaste
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  2. Amiga Luna: Que la Paz, El Amor y la Felicidad, estén siempre contigo y que Los Reyes Magos te beneficien de todos tus deseos.-
    Recibe mi besopoeta amigo: Antonio

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio, preciosa historia y que la Esperanza sea fuerte para revivir la Paz y la Libertad, que tanta falta nos hacen.
    Los pensamientos son energía activa, lo que se piensa se crea, empecemos a pensar, lo bueno, lo justo y lo bello, para crear un mundo mejor.
    Un abrazo de sincera amistad.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  4. Que pases unas felices fiestas y que la armonía, la paz y la felicidad entren en tu hogar.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ambar, amiga:
    Gracias querida amiga por tu siempre estar.-
    Feliz año nuevo: Antonio

    ResponderEliminar
  6. Ricardo, amigo poeta:
    Agradezco tu paso por mi casa y también tu felicitación de etas fiestas.
    Que este año que comienza se vean cumplidos todos tus deseos.-
    Abrazopoet amigo para ti:- Antonio

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo que bello cuento, me emociono leerte.
    Si perdemos la espranza no nos queda nada.
    es un placer leerte.
    besitos para ti querido amigo, que Dios te bendiga.
    Feliz Año Nuevo, con esperanza, libertad y paz en el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo: Paso para desearte todo lo mejor para ti y para los tuyos. Que el Nuevo Año nos aporte; bondad, amor, salud y predisposición siempre para volver a empezar.
    Un abraciño.

    ResponderEliminar
  9. Querida Noemí:
    Me alegra verte por este espacio.
    La Esperanza es lo último que debemos perder, pero estamos viviendo un mundo en el que por desgracia lo estamos perdiendo todo.-
    Que dios te bendiga a ti también y nos ayude a todos a ser un poquitín mejor.
    Feliz y venturoso año te deseo y te mando mi besopoeta amigo: Antonio

    ResponderEliminar
  10. Amiga Rosa María:
    Atrás hemos dejado un año lleno de incertidumbre y de desespero para muchos, por su falta de trabajo y medios para subsistir.
    Agradezco tu comentario y te deseo también a ti y a toda tu familia que este año sea benevolente con todos y os proporcione todo lo que deseo para mi y para mi familia.-
    Besopoeta agradecido para i.- Antonio

    ResponderEliminar
  11. Esperanzador y tierno relato. Me ha gustado adentrarme en él.
    Feliz Año Nuevo 2011 que sea completamente pleno para tí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias amiga Carmela por tu paso por este espacio y tu agradable comentario.
    Que tus deseos san el preludio de un año lleno de satisfacciones y felicidad.-
    Besopoeta amigo: Antonio

    ResponderEliminar
  13. Que maravillosa carta, perdona si no puedo escribir lo que he sentido al leerla, porque mis ojos están llenos de lagrimas...
    Esperanzada carta directa al corazón
    Un besito Rosa

    ResponderEliminar
  14. Amiga Rosa:
    Gracias amiga por tu paso por este mi blog de "CUENTOS Y OTRAS COSAS" y por dedicarle un ratito para ofrecerme tan emotivo comentario.- Recibe mi besopoeta amigo: Antonio

    ResponderEliminar
  15. hola Antonio, las fiestas ya pasaron pero paso a saludarte y te dejo un sincero abrazo de amistad.
    Que tengas un buen fin de semana.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  16. Anbar, amiga:
    Ya pasaron las fiestas y me llega tu comentario de amistad que agradezco y valoro.
    Gracias amiga por tu abrazo y amistad sincera.
    Recibe mi besopoeta agradecido y mi amistad y mi abrazo sincero para ti.-
    Antonio

    ResponderEliminar
  17. Mucha:
    Gracias por tu visita y mi agradecido besopoeta amigo para ti: Antonio

    ResponderEliminar
  18. Hola Antonio, vengo a compartir contigo los deseos de que este año nuevo sea mucho mejor que el pasado, para mí, fue bastante desordenado, espero que este sea más tranquilo.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  19. Amiga Ambar:
    Que tus deseos se cumplan y que este año que comienza sea mejor para todos en todos los sentidos.-
    Que seas muy feliz siempre, tu amigo: Antonio

    PD.
    Me comunicabas en el otro blog que ponías comentarios y no salían y entraban en este. Mi cariñoso besopoeta querida amiga: Antonio

    ResponderEliminar
  20. Hola Antonio, me has dado una maravillosa sorprasa y una gran alegría, con tu comentario.
    Gracias mil, espero que hayas conseguido cumplr con todo lo que te has propuesto al ausentarte por un tiempo, sé, muy bien que a veces esas ausencias son muy necesarias y no se pueden eludir, dímelo a mi que llevo 3 años ausentandome a cada dos por trés, pero el tiempo pasa y nosotros seguimos adelante.
    Un gran abrazo de sincera amistad.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  21. Hola mi buen amigo Antonio, vengo a pedirles a los reyes que pronto soluciones las cosas y vuelvas a traernos esos hermosos versos, que me dices...que soy egoista, NO, no lo soy, es que tus versos alimentan el alma.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  22. Hola mi buen amigo, ya ha pasado otra semana, como van las cosas? espero que bien y que pronto podamos leer tus nuevas entradas.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  23. Hola Antonio, como va todo? espero que esos asuntos se solucionen, estos días también he estado ocupada, hay tiempos en la vida en que las cosas son un poco más complicadas pero hay que seguir adelante.
    Esperamos tus versos como agua de mayo.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  24. Hola mi buen amigo Antonio.
    Ya se que estas ocupado estos días, te deseo todo vaya bien y vuelvas pronto.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  25. Mi buen amigo Antonio, este rinconcito lo tienes olvidado, pero sigo releyendo esta preciosa carta y pidiendo a los magos del amor, la paciencia y la comprensión, que sigas regalándonos tus letras, en todos tus blogs por mucho tiempo.
    Un agran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  26. Llevas razón querida Avelina; este rinconcito lo tenía descuidado y no es que no tenga inquietudes por escribir alguna que otra cosa, tengo en mente muchos relatos cortos y algún que otro cuento, pero no encuentro el momento ya que como sabes ahora me encuentro muy centrado en la presentación del libro y en mi pequeño nieto que me ocupa gran parte del tiempo.

    Un abrazo: Antonio

    ResponderEliminar
  27. Por un momento pensé que tú, o Loli estubieraís enfermos, te hecho mucho de menos, aún estoy ausente del blog, no te comento por que no comento a nadie, y no te puedo decir lo que querría, donde todo el mundo comenta.
    Me encanta como escribes, soñar es parte de nuestra vida, donde podemos vivir nuestras fantasías, el otro poema suena a que estas muy enamorado, nostalgia, melancolía y le pides que te guarde en su recuerdo? suena a un amor espiritual imposible y fuera de este mundo.
    Creo que los dos sufrimos la misma enfermedad.
    Te comprendo perfectamente, por si te sirve de consuelo, te llevaré en mi recuerdo envuelto en mi cariño.
    Tu nueva foto...muy serio y triste, algun motivo para ello?.
    Un gran abrazo para tí, mi buen amigo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  28. Querida Avelina; no existe motivo alguno para que la aparente tristeza de mi foto sea por motivo alguno.
    Soy plenamente feliz de momento y espero sea por muchos años.
    Gracias por compartir conmigo toda tu sensibilidad.-
    Un beso: Amntonio

    ResponderEliminar